LA PÍLDORA MILAGROSA DEL ÉXITO EMPRESARIAL


Dicen que una vez reunieron en la misma entrevista a Ray Kroc, el legendario creador de McDonalds con Tom Monaghan, el no menos legendario fundador de Domino´s Pizza. El primero un líder en retirada y el segundo como nuevo campeón del crecimiento acelerado de las franquicias en el mundo entero. Monaghan se sorprendió cuando su héroe de toda la vida, se puso de pié para recibirlo y le dió la bienvenida con esta frase: Es un gusto conocer a un genio como usted. Apenado, el fundador de Domino´s le contestó: Nada de eso señor, el verdadero genio aquí es usted. Yo sólo leí su libro y copié la forma en la que usted multiplicó McDonald´s en el mundo. Divertido, Kroc le respondió: Se vendieron más de un millón de copias de ese libro y el único que lo puso en práctica fue usted, mi amigo. Por eso es un genio.


... Quise empezar con esta anécdota, porque ejemplifica algo que muy pocas veces pensamos.

Cada año se editan millones de libros de negocios, se imparten cientos de miles de conferencias de marketing y ventas y una cantidad similar de cursos de capacitación. Millones de consejos de negocios circulan por la web y ya no se diga en las redes sociales, en las que todos los días surgen nuevos gurués con ideas para hacer que los negocios tengan éxito y los empresarios, en especial los pequeños, alcancen la fama y fortuna con la que han soñado toda la vida.


EL QUE ESTÉ LIBRE DE PECADO

Yo mismo colaboro con bastantes rollos de este tema, desde hace poco más de 6 años y corro el peligro que esta colaboración sea una pinta más al tigre o una raya más a la cebra; pero aquí vamos.

Cada vez que publico resúmenes, libros, audiolibros, videos y más de AUTORES BESTSELLERS (Número Uno en Ventas) DEL MUNDO (pronto de mi propia autoría), doy algunas conferencias, recibo una pequeña avalancha de preguntas de empresarios y emprendedores que quieren un consejo facilito o una idea de cómo mejorar sus ventas, atraer más clientes a sus negocios, o mejorar sus resultados empresariales en general.

A veces pienso que mis respuestas colaboran al enorme ruido que ya hay en el ambiente de las PyMES (Pequeñas y Medianas Empresas), donde cualquiera se siente con derecho a opinar y con deseos de rescatar o destacar. Finalmente, pienso que lo que hay es mucho ruido y pocas nueces, pues la proporción de empresas pequeñas que cierran contra las que sobreviven, no ha cambiado significativamente ni en un País, ni en el mundo entero.


DESCUBRIENDO EL HILO NEGRO

¿Será que los consejos no sirven? ¿Tal vez las respuestas son insuficientes? ¿Faltan más apoyos gubernamentales? ¿Hacen falta más programas de apoyo, cursos de capacitación, conferencias, etc.?

Con todo respeto y a riesgo de molestar a más de tres puristas, creo que no. Hasta la fecha jamás he conocido a alguien que, deliberadamente, ponga un negocio para quebrar o fracasar. Nadie en su sano juicio sueña con meter la pata tantas veces, que al final tenga que cerrar la empresa.

El problema está en la búsqueda del camino más fácil. La píldora mágica. La solución milagrosa. Lamentablemente, muchos, tal vez la mayoría de los empresarios en pequeño, tienen una visión de corto plazo que les hace buscar soluciones simples, baratas y de ser posible, gratuitas. Muchos buscan sustituir inversión por trabajo duro, pero ojo, trabajar duro nunca ha sido suficiente, mucho menos hoy en día. Se trata de invertir y trabajar inteligente y enfocadamente. Algo que muchos no quieren, no pueden o no saben hacer. Nadie llega al éxito por el atajo, el camino seguro o en caballo de hacienda: Hay que invertir y trabajar un montón. Así de extraño, un montón. Pero no espere un negocio exitoso de un empresario tacaño que todo lo espera gratis.


LA PÍLDORA MILAGROSA DEL ÉXITO

Volviendo a la anécdota del principio, la fórmula del éxito ya está publicada en algún libro como el de Ray Kroc, el pequeño problema es que no se trata sólo de hacer un millón de cosas diferentes y pagarlas, lo difícil es que hay que hacerlas un millón de veces cada una. En cualquier negocio, dejar de invertir es empezar a perder; si usted no invierte en sus clientes, en su negocio, en su personal, en su mercadotecnia y no apuesta en ello su propia existencia, entonces, por favor deje de esperar el éxito y prepárese a hacer más grande la fila de los ya negocios, empresas en quiebra.

En resumen, ¡El éxito cuesta y para alcanzarlo hay que estar dispuesto a pagarlo. Ahora usted decide!
Publicar un comentario

TE PUEDE INTERESAR!